¿Son las Actitudes Proteccionistas una Preocupación para la Actividad de Fusiones y Adquisiciones Global?


9 March 2017

El proteccionismo parece ser la nueva norma y no va a desaparecer en mucho tiempo, en especial después de los eventos políticos de 2016 y de principios de 2017.

El presidente Trump y su administración ya han salido del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP). Esto tendrá especiales repercusiones en Asia, con lo que China tendrá más espacio para establecer sus propias agrupaciones comerciales asiáticas. Además, la decisión de Trump de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TCLAN) podría dañar las relaciones con Canadá y México.

También hay riesgos relacionados con el comercio en la Unión Europea: la decisión de Gran Bretaña de dejar el mercado único y establecer sus propias negociaciones comerciales con países en forma individual, podría afectar las exportaciones de manera considerable.

Si el proteccionismo es la “nueva norma” y, por definición, protege a las industrias nacionales de un país de la competencia extranjera, el mundo de las fusiones y adquisiciones también se encuentra en la línea de fuego. En un contexto de M&A, el proteccionismo a menudo consiste en la intervención gubernamental para evitar que una empresa con valor nacional estratégico se convierta en propiedad extranjera. Un enfoque proteccionista podría incitar hostilidades para desalentar la influencia de empresas extranjeras en los asuntos nacionales.

Sin embargo, las bases para restringir la participación de los licitadores extranjeros en ciertas negociaciones de M&A pueden ser bastante complicadas. La noción de lo que constituye un interés estratégico nacional puede cambiar con las condiciones políticas y varía de manera considerable de un país a otro. Ya vimos al presidente Trump dar su opinión sobre estas cuestiones durante su campaña, como cuando la negociación entre Time-Warner y AT&T lo llevó a decir que es “demasiado poder en las manos de muy pocas personas.”.

Ya existe una línea de referencia razonable de proteccionismo, que afecta a los compradores chinos más que a los de otras nacionalidades. De acuerdo con una investigación[1] del banco de inversiones especializadas Grisons Peak, la competencia y las cuestiones de interés nacional han frustrado más de US$40 mil millones de ofertas planeadas por los chinos en Europa desde mediado de 2015; además, interesados chinos han abandonado más de 10 adquisiciones de gran tamaño a nivel mundial desde julio de 2015, principalmente como resultado de inspecciones oficiales cada vez más rigurosas por parte de las autoridades en EE. UU., Australia, Alemania y otras regiones. Y para el último trimestre de 2016, los compradores chinos se enfrentaban a un entorno mucho más hostil en ciertos países. Por ejemplo, las negociaciones con S. Kidman & Co (Australia), Western Digital (EE. UU.) y Kuka (Alemania) estuvieron plagadas de problemas.

Así como el sentimiento proteccionista está bloqueando la actividad de M&A saliente de China, el gobierno chino busca poner freno al récord de negociaciones chinas como parte de sus planes para impedir los esfuerzos de las empresas chinas de disfrazar la fuga de capital bajo el manto de adquisiciones en el extranjero. Según se informa, China impedirá las inversiones considerables en el extranjero de empresas chinas por encima de cierto valor o en industrias no relacionadas, a menos que se consideren “estratégicas” o de interés nacional.

La tendencia a un proteccionismo cada vez mayor está aquí y continuará en un futuro previsible. En la actualidad, la actividad de fusiones y adquisiciones global está en aumento y, lógicamente, al haber más negociaciones, también aumentará la cantidad de negociaciones bloqueadas debido al proteccionismo. Sin embargo, con la reforma comercial radical en marcha, también existe una buena probabilidad de que la proporción de negociaciones detenidas (o bloqueadas) por razones proteccionistas aumente con más rapidez que el crecimiento en general de las negociaciones anunciadas. Solo el tiempo lo dirá.

¿Las restricciones comerciales triunfarán sobre las fusiones y adquisiciones? Descúbralo en el último Intralinks Deal Flow Predictor

[1] http://www.chinainvestmentresearch.org/press/24-october-2016-nearly-40bn-chinese-acquisitions-pushed-back-west-premium/



Grace Keeling

Grace Keeling

Directora de Comunicaciones y Marketing de Contenido

Grace Keeling es directora de Comunicaciones y Marketing de Contenido, y responsable de impulsar e implementar la estrategia de contenido y narrativa de Intralinks. Con sólidos antecedentes en el ámbito editorial, tiene más de siete años de experiencia en tecnología B2B y supervisa una cartera de iniciativas de marketing de contenido en Intralinks, que incluye Relaciones Públicas. Es licenciada en Literatura Inglesa, egresada de la Universidad de Leicester.